Consola Mega Drive

Si bien hoy en día encontramos la rivalidad Sony - Microsoft, en la década de los 90 teníamos una rivalidad aún más encarnizada Sega-Nintendo.

Tras ir siempre tras Nintendo, especialmente en el mercado japonés, el presidente de SEGA decidió coger el toro por los cuernos y llevar al mercado doméstico una consola donde jugar a todos los éxitos arcade del momento, adaptando la placa system-16, lo que daría vida a la mejor consola de SEGA: Mega Drive, con un procesador Motorolla 68.000 y un Z80 que se encargaba de gestionar los chips de sonido y de emular las tripas de la Master Sytem, con la cual hubo retrocompatibilidad con un accesorio para Megadrive que podría adquirirse por separado.

Superar a Nintendo en Japón fué imposible, pero SEGA lo consiguió en América, debido a marketing agresivo (especialmente contra Nintendo, seguramente este marketing hoy en día estaría prohibido), conseguir numerosas licencias deportivas para la producción de videojuegos de deportes (por eso Mega Drive está plagado de odiosos juegos deportivos) y no nos podemos olvidar un catálogo repleto de juegazos como: Golden Axe, Streets of Rage, Sonic, Gunstar heroes, Altered beast…

SEGA Mega Drive se mantuvo en la lucha incluso con la llegada de la Super Nintendo, pero algunas desafortunadas decisiones hicieron que perdiera fuerza y acabase cediendo el puesto a Nintendo en tierras Americanas y Europeas, estas decisiones fueron el mega-cd y el 32X, tras esto Sony Playstation entró el juego arrebatando mucho protagonismo a SEGA, con la Dreamcast como último destello de esta compañía antes de abandonar el la fabricación de hardware.

A los aficionados siempre nos quedará esta consolaza para disfrutar los años brillantes de SEGA, gracias por darnos la Sega Megadrive, sin duda una consola que irá aumentando valor en el mercado retro de videojuegos.

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies